Movimientos libres

 

Hoy en día, existen en el mercado un sinfín de armatostes que, con la euforia inicial del embarazo, pensamos que nos serán súper útiles o indispensables para el bienestar de nuestros bebé, y nos proveemos de hamaca, parque, cunita, andador…

Siento decirte que estos trastos ¡ocupan mucho y no son la mejor opción para ellos y ellas!
Con Ona descubrí que un bebé no es un ser pasivo, que es una personita activa desde el minuto cero, y que aprende descubriendo, construyendo su mundo, con LIBERTAD de movimiento.

En ese momento, en los primeros meses de la vida de mi hija, despertó en mí el interés por el Movimiento Libre.

Esta pedagogía se la debemos a la pediatra húngara Emmi Pikler, que estudiando bebés de orfanatos observó que, por su falta de movimiento libre, se volvían apáticos, tristes y que su desarrollo psicomotriz y cognitivo era deficiente.

Que bonito es ver como nuestros bebés se muevan e interactúen con el mundo que les rodea con libertad, bajo vigilancia, pero sin intervención.



Los avances y movimientos de los bebés se dan de forma espontánea y autónoma. Y es importante no colocar al bebé en ninguna posición a la que no haya llegado por sí mismo y no podemos exigirle o incentivar que consiga una posición para la que no está preparado o preparada.

El bebé necesita un espacio diáfano para moverse en libertad, y blandito y aislante, para evitar el frío del suelo, y fácil de limpiar y lavar para que sea lo más higiénico posible. Con Roc tenemos esta alfombra tatami que es lo mejor que encontramos, es una alfombra libre de sustancias tóxicas, suave, impermeable, cómoda y lavable. ¡Por no hablar de lo bonita que es!

Ahora sé que el desarrollo motor es un proceso madurativo, y no un aprendizaje que se deba enseñar. Este desarrollo es espontáneo y natural, por lo que no podemos enmarcar ciertos hitos posturales dentro de unos parámetros cerrados. Por ejemplo, mi primera hija logró girarse por primera vez y sin intervención alguna, a los 6 meses. En cambio Roc, mi segundo hijo que ahora tiene 5 meses, se giró a los 4 justos.
Cada niño lleva sus procesos de manera personal y única y no es aconsejable entrar en comparaciones, que sólo pueden dar lugar a frustración o preocupación por parte de los padres primerizos.
Ona andó a los 13 meses y en cambio, Eric, su amigo del alma, caminó a los 18. Ahora ambos con 2 años y pico, corren igual de rápido ;-)

Y citando de nuevo a Emmy Pickler , actualmente se sabe que da igual a qué edad se realiza cierta postura, sino que lo que es importante es la secuencia de todos los MOVIMIENTOS y POSTURAS que se realizan a lo largo del proceso.
Pickler nos dejó este cuadro de la evolución postural del bebé, cada postura le llevará a la siguiente de forma natural y autónoma, ¡no sufras!

Y aunque no hay que intervenir, si que podemos ayudar a activar los sentidos. María Montessori  diseñó este gimnasio para bebés a partir de los 3 meses (primera secuencia de posturas). Nuestro gimnasio evolutivo, además, incluye accesorios como el móvil Gobbi , el móvil visual más icónico de María Montessori ideal para bebés de 7 a 15 semanas de vida, o los accesorios hechos a mano por vera mum baby 

Y como sabéis que abogamos por la sostenibilidad y dar la máxima versatilidad a nuestros productos, nuestro gimnasio se convierte en triángulo PICKLER…